Una comunidad posible

El grupo es la experiencia de estar juntos, y la singularidad de cada niño surge de las relaciones con los otros, en un proceso de descubrimiento y de transformación recíproca.

En cada encuentro entrenamos la escucha, el registro y las posibilidades de conexión de los cuerpos entre sí, con el espacio y con los objetos, a partir de la curiosidad, del contagio y de cómo las diferencias van tejiendo una trama común.