Encuentros de juego entre padres e hijos

El encuentro es una experiencia donde probamos otras conexiones entre los cuerpos. El "entre", difuso e incalculable, es un ámbito potencial de fecundación mutua.

Jugamos a plegarnos, a escurrirnos, a expulsarnos, a confundirnos, a envolvernos,
a dispersarnos mutuamente.
A inventar juntos otro cuerpo.

Es también una experiencia de amor como no dominio, como un cuerpo en proceso
que mueve y se deja mover, que se reúne provisionalmente.