Seminarios para docentes de arte que trabajan con niños: algunas preguntas

¿Qué relaciones encontramos entre arte e infancia?

¿Por qué se toma como parámetro el modelo institucional de arte y por qué se incluye dentro de la currícula escolar?

¿Podemos descubrir el sentido de la experiencia artística desde la perspectiva misma de la infancia?

¿Qué concepción del cuerpo está supuesta en nuestro trabajo y cómo condiciona la experiencia? ¿por qué no inducir en nuestra práctica la infancia vivida, el cuerpo olvidado?

¿Que idea de comunidad está supuesta en nuestra posición como docentes y en la relación que generamos con los niños?

¿Podemos pensar la docencia artística como un trayecto singular, que busca contagiarse de los niños para retornar juntos a esa eternidad momentánea, ese tiempo sin memoria que vuelve nuevo lo conocido?

¿Habría que modelar la infancia, ponerle fin y finalidades, o potenciar su capacidad de invención, su lugar de extranjera frente al orden que designamos como “realidad”?

La intención de los seminarios es deconstruir los supuestos que fundan la tarea para poder pensar la propia práctica como una ética, que prioriza la producción de diferencia por sobre la homogeneidad de contenidos y la expectativa de resultados generales.